Cuida tu Bolsillo Hasta en la Muerte

Jueves, 9 Octubre   

Es penoso cuando al morir un ser querido, aparte de llorar por su desaparición, tenemos que enfrentarnos a una incómoda negociación con los empleados de una funeraria para enterrar decorosamente al recién fallecido. En vez de tener que tomar decisiones rápidas, que muchas veces se convierten en una gran e inesperada deuda, lo ideal es prepararte con anticipación para ese fatídico momento. Lo cierto es que nadie, absolutamente nadie, está libre de enfrentarse a una situación tan delicada como esta. No te parece entonces que lo ideal es hacer esos arreglos con anticipación y calma, calculando bien los costos y quizás, hasta financiando los gastos funerarios por adelantado.

Aquí te van algunas recomendaciones para elegir un plan funeral prepagado:

Estudia bien la empresa con la que negocias. Indaga sobre su seriedad y tradición. Una empresa nueva tiene más posibilidades de cerrar sus puertas antes de que utilices sus ervicios.

Investiga si tendrás la opción de cancelar el contrato y obtener un reembolso si, por ejemplo, te mudas a otra ciudad.
Pregunta que pasa si la muerte se produce lejos del lugar en donde está la funeraria. ¿Quién se encarga de cubrir los gastos para trasladar el cadáver?
Cuida que el servicio pueda servir igual para cualquier persona que tú o tu familia elijan, y no para un nombre específico.
Infórmale a tu familia de tus planes.